PEACE

lunes, 12 de enero de 2009

Agresividad

La agresividad es a veces adaptativa. Estoy pensando en el sujeto que en función de inquilino vela por sus intereses en un alquiler omitiendo el pago al arrendador. Sin duda es una agresión al arrendador. Esa persona puede tener problemas económicos, tal vez no disponga de liquidez.
La agresividad es un fenómeno que alerta de que algo no anda bien. El mundo circundante del sujeto agresivo no resulta alentador y el propio mundo interno tampoco funciona de una manera creativa. Se puede ser agresivo y creativo, como esos pintores que pintan con las manos.

La agresividad (del latín gradior, gradi + ad = marchar contra) viene a ser un carácter fundamental de cualquier ser vivo. Es un concepto originario de la biología, que ha dado relevancia a su vínculo con el instinto sexual y el sentido de territorialidad, que también es asumido por la psicología.

El término agresividad hace referencia a un conjunto de patrones de actividad que pueden manifestarse con intensidad variable, incluyendo desde la pelea física hasta los gestos o expansiones verbales que aparecen en el curso de cualquier negociación. La palabra agresividad procede del latín, en el cual es sinónimo de acometivididad. Implica provocación y ataque. Como adjetivo, y en sentido vulgar, hace referencia a quien es “propenso a faltar al respeto, a ofender o a provocar a los demás. Se presenta como una mezcla secuenciada de movimientos con diferentes patrones, orientados a conseguir distintos propósitos. La conducta agresiva es una manifestación básica en la actividad de los seres vivos. Su presencia en la totalidad del reino animal y los resultados de las investigaciones sobre la misma le dan el carácter de fenómeno "multidimensional" (Huntington y Turner, 1987; Mos y Oliver, 1988).

La agresividad impulsa al sujeto a la destrucción, supone una ruptura. La cuestión es desde donde emerge esa agresividad. Se habla poco de la agresividad dirigida a uno mismo, atacando a otro, muchas veces al que quieres nos atacamos a nosotros mismos ya que rompemos los lazos de confianza entre esos individuos. Acabamos con la confiabilidad.
La forma más sutil de la agresividad es verbal, la inteligencia utilizada de forma fracasada (La inteligencia fracasada; Jose Antonio Marina) tiene también esos derroteros. Una depresivo tiene un componente de agresividad dirigido hacia uno mismo, dicha agresividad, angustia que nace del núcleo del self puede expandirse hacia fuera, a otro. Esa agresividad puede ser reactiva o endógena según expresan los manuales antiguos, a saber depresión reactiva o endógena.
Un componente de agresividad es normal ahora bien cuando socava el modo de estar en el mundo atacando es para pensar en que existen sentimientos que se dirigen a esa destrucción. Podemos pensar en los elementos de la realidad externa, por ejemplo que el arrendatario no disponga de dinero, su carencia significa una falta, falla que desencadena una desilusión, una frustración de sus metas y una reacción dirigida al objeto que frustra, el arrendador.
La inteligencia puede ser una gravosa aliada para la agresividad. Me gusta la idea de Jose Antonio Marina, les recomiendo ese texto que me indicó una persona querida.

Buenas noches.