PEACE

martes, 17 de noviembre de 2009

Verdadero y Falso Self

El falso self es producto de una mala adaptación al medio ambiente, medio que se personifica por la madre y después el padre, que debe tener un sostén suficientemente bueno y permitir la ilusión primero de crear el mundo y después desilusionar. Esto se hace gradualmente por lo que hay un componente de frustración, principio de realidad frente al Ello freudiano que vive mediante objetos subjetivos. Si la madre está demandando al bebé todo el tiempo se encuentra con que éste pierde espontaneidad y vitalidad. Pierde la gracia de su self ("la persona que soy yo y solamente yo" diría DWW). Hay relación con el psiquesoma, unidad que se disocia en el falso self mente/ psiquesoma. El bebé pierde creatividad para crear el mundo, el pecho y la ilusión se desvanece para venir dada por la madre, que tal vez, corre demasiado.
La terapia en años avanzados de estos pacientes, postula Winnicott, es a través del jugar conseguir un medio ambiente suficientemente bueno que le permita ser, expresión que algunos han entendido como propia de un psicoterapeuta humanista.
El verdadero self, es el encuentro con las potencialidades innatas del individuo, con el crecimiento mental y esto, en un medio ambiente facilitador, propicia la curación, el encuentro y la aceptación del self, dejando al margen la disociación y los problemas psicosomáticos. Véase "Realidad y Juego" del autor.