PEACE

miércoles, 27 de julio de 2011

El Tabú

Siempre es duro llevar por delante la enfermedad, las personas, o muchas de ellas no están preparadas para entender lo que pasa, se suelen organizar diversas melés en torno al diagnóstico y una cierta clasificación o estigma social.
Normalmente recomendamos que no se vaya difundiendo el trastorno por proteger al paciente, sin embargo creo que en según que casos confiar en uno o dos amigos puede ser alentador, en definitiva, ellos pueden detectar el cambio de actitud de la persona y extrañarse por quién fue y quién es ahora.
Esa falla en la continuidad existencial también la vive la persona afectada, que día tras día tiene que tomar una medicación y acudir a su psicoterapeuta.
Los conflictos psicológicos son delicados y se requiere mucha sensibilidad para poder entenderlos.
Creo que sin alardes se puede explicar sucintamente la condición mental de la persona afectada para que los otros le puedan comprender y no especulen, sobre todo si ha existido algún tipo de ingreso, baja o algo similar.