PEACE

viernes, 2 de marzo de 2012

Trastornos de Ansiedad: Casos Clínicos

TRASTORNO DE ANGUSTIA SIN AGORAFOBIA
(CRISIS DE PÁNICO)

Estudio de un caso: Una mujer de negocios con crisis de angustia
Bonnie es una ejecutiva de 27 años con una historia de crisis de angustia de 3 años de evolución. Su primera crisis apareció cuando estaba en casa viendo la televisión. Esto sucedió 3 meses después que su abuelo paterno falleciera, y 1 mes después que ella anunciase su proyecto de boda. La crisis comenzó con una sensación de descarga eléctrica que le subía por la columna vertebral y un sentimiento de terror. El corazón se le aceleró, le temblaban las manos y le costaba respirar. Se sentía acalorada, atrapada y desorientada, y estaba convencida de sufrir un infarto y de que iba a morir en el acto. Aunque le resultaba difícil hablar, hizo una llamada de urgencia a su médico de cabecera. Cuando su médico la llamó, 10 minutos después , la sensación de terror había desaparecido y el resto de los síntomas se habían atenuado, pero aún se sentía débil y asustada. Se le practicó un examen médico que confirmó que gozaba de buena salud, que su presión arterial estaba baja, y que su ritmo cardíaco era normal (78 lat./min). Tenía un leve soplo cardíaco. Mediante un ecocardiograma se le diagnóstico un leve prolapso de la válvula mitral. Las pruebas de laboratorio eran normales, aunque se observó una ligera disminución del nivel de bicarbonato plasmático.

Durante la semana siguiente, la paciente sufrió 5 episodios de pánico, que se produjeron de forma inesperada en diferentes situaciones. Los episodios se caracterizaban por una sensación eléctrica, de inicio rápido, en la columna vertebral, palpitaciones, mareo, temblor distal, miedo a perder el control y sensación de irrealidad. Bonnie aceptó tomar una benzodiacepina, pero se negó a visitar al psiquiatra que su médico de cabecera le había recomendado. Estaba convencida de que los psiquiatras nunca habían ayudado a su madre agorafóbica y no la ayudarían tampoco a ella, y además, visitar a un psiquiatra sería la confirmación de que estaba perdiendo el control. Con la firme determinación de no dejar que los síntomas interfiriesen en su vida, se forzó a seguir trabajando.

Unas semanas después, las crisis empezaron a disminuir en frecuencia e intensidad, pero Bonnie continuó experimentando episodios intermitentes de pánico varias veces al mes, durante los 2 años siguientes. Solían aparecer cuando iba en un metro o autobús abarrotados de gente, cuando hacía ejercicio en su bicicleta estática, cuando preveía alguna confrontación personal, o cuando estaba en la cama, relajada, por las noches. En ocasiones se despertó por la noche en medio de una crisis de angustia.

Tras una promoción profesional, la frecuencia de sus crisis aumentó, ocurriendo varias veces a la semana. Empezó a dedicar 14 horas al día a su trabajo, pero notaba que su ansiedad estaba afectando su capacidad de decisión y su eficiencia. Se sentía constantemente temerosa de que se descubriese su incompetencia y la empresa la despidiera. También odiaba a su jefe y creía que el sentimiento era mutuo, a pesar de que él había recomendado su promoción. Aunque suele experimentar cierto malestar en las tiendas, cines y restaurantes llenos de gente, se fuerza a seguir frecuentando estos sitios; sin embargo, evita los metros y conducir por túneles.

Bonnie es una trabajadora meticulosa que se toma muy en serio su trabajo. Es amable pero distante con sus compañeros, y se siente molesta con aquellos que son menos cuidadosos o pierden su tiempo en asuntos personales. Aunque está comprometida para casarse y tiene algunas amigas íntimas, normalmente vive sola y tiende a evitar a la gente porque teme que la critiquen, la rechacen, o que la carguen con problemas ajenos.

Bonnie busca ayuda porque sus síntomas han empeorado, y porque alguien de confianza le ha comentado que leyó algo sobre la existencia de nuevos métodos terapéuticos para sus síntomas. Sin embargo, no colabora mucho en el proceso de evaluación. Reservada y desconfiada, frecuentemente contesta a las preguntas con otra: «¿Por qué necesita saberlo?» Parece muy sensible a la crítica y comenta que teme que el hecho de hablar de sus problemas con un terapeuta sólo incremente su ansiedad.







FOBIA ESPECÍFICA

Estudio de un caso: Un médico residente con una fobia

Bill era un médico residente de 32 años que se estaba formando en, un gran hospital. Tenía antecedentes de sufrir un malestar extremo cuando pensaba que tenia que efectuar la extirpación terapéutica de una uña. Las primeras descripciones que escuchó de este procedimiento fueron durante la preparación de su trabajo como pregraduado en una facultad de medicina. Recuerda haber sentido náuseas, desfallecimiento y un enorme malestar sólo de pensar en ello, aunque no experimentaba ninguna reacción parecida cuando pensaba en llevar a cabo otros procedimientos quirúrgicos. Decía que prefería «sacar una cucaracha del oído de un niño que tener que extirpar una uña.

El paciente fue un niño activo. Sufrió con frecuencia pequeños accidentes que requirieron la visita al médico de cabecera. Se rompió algunos huesos, sufrió algunas torceduras, y recuerda haberse pillado un dedo en la puerta cuando tenía 6 años. Se acuerda de su dedo, cada vez más hinchado y amoratado, y cómo la uña se fue cayendo a medida que el dedo se curaba. Aunque se acuerda de haber pasado ratos especialmente malos en la consulta del médico, recuerda cómo su madre se ponía pálida y parecía enfermar cada vez que él sufría una herida o tenían que darle unos puntos de sutura. Siempre quería probar cosas nuevas con sus amigos y describe un desmayo autoinducido cuando tenla 13 años. Se indujo a propósito una hiperventilación y después paró inmediatamente y realizó la maniobra de Valsalva. Pasaron unos 10 seg y se sintió muy asustado cuando recuperó la conciencia. Recuerda que las voces de sus compañeros parecían distintas y sus caras estaban borrosas y distorsionadas, tuvo una sensación de irrealidad y, por un breve lapso de tiempo, le invadió el terror.

Mientras estudiaba en la facultad de medicina, Bill evitó siempre efectuar la extirpación de una uña, pero cuando estudiaba cuarto curso se le obligó a observar este procedimiento. Se situó lo más lejos posible y vio cómo el médico efectuaba la intervención. Empezó a sentirse enfermo, empezó a sudar, su ritmo cardíaco se hizo muy lento, y empezó a sentirse débil y mareado. Tuvo que sentarse para evitar el desmayo. Explica que «se supone que las uñas deberían estar en su sitio», y no podía dejar de pensar en el espantoso dolorque sentiría el paciente si no estuviese anestesiado.

Durante sus dos primeros años de residencia como médico de familia, Bi!l era conocido por su interés por realizar intervenciones quirúrgicas. Solía presentarse voluntario para ayudar a sus compañeros y parecía que le encantaba colocar en su sitio los huesos, las articulaciones, e incluso le gustaba hacer incisiones y drenajes en quistes y furúnculos, así como suturar heridas importantes. Ninguno de sus compañeros sabía que nunca había extirpado una uña, procedimiento que se realiza a menudo en medicina general. Una tarde en la clínica, cuando era el único médico disponible, !legó una chica joven que necesitaba que se le extirpase la uña.Incapaz de !levar a cabo este procedimiento, Bill llamó a una compañera residente a su casa y la convenció para que fuese a ayudarle. E!la accedió con la condición de que él visitaría a un terapeuta para resolver su problema.




















TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA

Yan, un hombre casado, de 30 años, propietario de una compañía inversora, acude a centro de salud mental porque «está al borde de un colapso nervioso». Comenta que siempre ha sido una persona "dada a preocuparse por todo», pero no hasta el punto de que su vida se viese afectada de una forma tan perturbadora. No obstante, durante el año pasado ha ido experimentando un sentimiento creciente de agitación interna y de ,”estar con los nervios . punta” la mayor parte del tiempo. Durante los 6 últimos meses ha sufrido a menudo problemas gastrointestinales y diarreas, y también ha disminuido su capacidad de concentración en el trabajo. Su esposa, una mujer de unos 25 años atractiva y de buena familia, le acompaña a la clínica y explica que su marido, al acostarse, da vueltas y más vueltas en la cama y sólo puede dormirse a las 2 o las 3 de la madrugada; además, añade que se levanta con mucha frecuencia a orinar. La esposa se queja de que Yan se ha vuelto cada vez más irritable en los últimos 6-8 meses y que, a menudo, habla a gritos incluso con su hijita de 5 años.
Yan es el mayor y único hijo varón de una familia de 4 hermanos, y proviene de una familia influyente y muy tradicional. Su padre, abuelo y otros hombres de la familia estudiaron en la Universidad Ivy League del Nordeste del país. Yan se vio obligado a seguir la tradición pero temía que sus capacidades académicas no estuviesen a la altura del centro, aunque estaba entre el 10% de los mejores alumnos de su curso de graduación. Una vez aceptado en la prestigiosa universidad, empezó a sentir la presión de tener que hacerlo todo extremadamente bien. A pesar de experimentar una ansiedad tremenda la víspera de los exámenes se graduó con buena nota. Mientras estudiaba empezó a salir con su mujer y recuerda que solía preocuparse durante días por sí había escogido el restaurante correcto para la cita, si había seleccionado flores adecuadas, o si su coche, que había sido reparado recientemente, no se iría a estropear aquella ocasión. Aunque se preocupaba mucho por si algo no iba a salir bien nunca tuvo dificultades para relacionarse con chicas. Se describe a sí mismo como una persona extravertida. Tres años antes de esta evaluación, los padres de Yan se separaron y la empresa fami de inversiones estuvo muy cerca de la quiebra. Aunque había conseguido poner de nuevo a flote la empresa y «pisar otra vez tierra firme», fue incapaz de controlar su nerviosismo y tensión. Por la noche, se tiende cama y permanece despierto mirando el techo, preocu pado por diversos asuntos cotidianos, lo que le deparará el futuro a él ya su familia, y si la compañía acabará quebrando. Pensar que el negocio se hunda y no tener un seguro de Enfermedad para tratamiento de las alergias de su hija le produce fuertes trastornos gástricos. Por este motivo fue a visitar a un internista y a un gastroenterólogo, pero los resultados de las pruebas fueron normales, y se le comentó que sus síntomas estaban «relacionados con la ansiedad». Suele calmarse a veces bebiendo una o dos cervezas, pero afirma que no tiene problemas con el- alcohol. Probó la cocaína un par de veces, cuando tenía 20 años, pero no le gustó el efecto que le causaba y asegura que no consume ninguna sustancia ilegal. Se siente triste, pero no refiere sentimientos de minusvalía o ideación autolítica.

























TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO

Estudio de un caso: Los «hábitos» de una maestra de escuela afectan su carrera y su matrimonio
Anne es una maestra de escuela de 30 años con una historia iniciada 5 años antes de comprobaciones repetitivas de sus boletines de calificaciones; repetición de su ruta de conducción y pensamientos persistentes acerca de males que puedan afectar a sus padres, así como preocupación excesiva por su salud y dificultades para ir a comprar comestibles ella sola. Las conductas de comprobación aparecieron por primera vez cuando Anne iba al instituto, cuando tenía que comprobar que la estufa estuviese apagada antes de salir de casa. Recuerda que sus rituales aumentaron progresivamente durante la facultad y, en esa época, empezó a leer una y otra vez las páginas de los libros antes de los exámenes. Durante los últimos 5 años, la paciente ha sufrido una escalada de sus síntomas. Puede pasar perfectamente 3-4 horas ocupada con sus rituales de comprobación. Emplea al menos 1 hora yendo y viniendo al comprobar los quemadores de la cocina, la estufa y la puerta principal. Una vez ha quedado convencida de que todo está bien, vuelven las ideas obsesivas y necesita comprobarlo todo de nuevo, ya que piensa que si no la hace la casa se quemará o entrará algún ladrón. Suele pasar varias veces con su coche por el mismo sitio, por miedo a haber atropellado a alguien o tropezado con algo. Su agenda es una verdadera pesadilla, ya que tiene que comprobar una y otra vez todo la que ha registrado. Afirma que hay una asociación entre los pensamientos obsesivos sobre los males que pueden afectar a sus padres y sus comportamientos repetitivos. Por ejemplo, cree que debe llamar a su madre cada día por la mañana y por la noche, sin importarle los inconvenientes que esto suponga. Dice que está obsesionada con la idea de que, si un día deja de llamar, su madre puede sufrir un infarto y morir, y será por su culpa, por haberse olvidado de llamarla.
Cuando habla con el especialista, Anne es capaz de reconocer que sus miedos son absurdos; sin embargo, le parece casi imposible no hacer estas llamadas diarias sin sentirse extremadamente ansiosa y asustada. La paciente también reza oraciones de un modo ritual, teniendo que empezar de nuevo cada vez que comete el más mínimo error. Dice que estas oraciones garantizan que sus padres seguirán gozando de buena salud.

Una vez más, en el contexto de la consulta puede admitir que, si un día deja de rezar estas oraciones lo más pro- bable es que la salud de sus padres no resulte afectada. No obstante, también comenta que cuando intenta eludir el ritual de sus rutinas, se siente muy asustada y culpable. La paciente también sufre numerosos pensamientos obsesivos y una gran ansiedad respecto a su salud, que , no mejoran con la ejercitación de los rituales.
Además de los pensamientos. Obsesivos y los rituales, Anne describe cierta tristeza que aparece de forma intermitente, pero afirma que no sufre ninguna alteración afectiva persistente, ni signo o síntoma de un Trastorno del estado de ánimo. No presenta ninguna historia previa de Trastorno de la conducta alimentaria ni de Trastorno por tics,

En los últimos 5 años, Anne se ha ido aislando progresivamente a causa de sus rituales y de sus ideas obsesivas. No va sola a comprar a la tienda de comestibles porque le aterroriza que pueda hacer algo que la «ponga en ridículo». Por tanto, sólo sale de compras cuando la acompaña su marido o alguna amiga. Su aislamiento social y su necesidad de estar con su marido cada vez que sale han aumentado la tensión entre ambos cónyuges. Además de su tendencia a aislarse de los demás, la paciente ha empezado a tener dudas sobre si quiere tener un hijo o no. Su ambivalencia sobre un posible embarazo también contribuye al conflicto conyugal. Anne acude a su primera entrevista psiquiátrica accediendo a las demandas de su esposo, quien había leído algo sobre nuevas investigaciones y nuevos programas terapéuticos para el Trastorno obsesivo-compulsivo, y la animó a buscar un posible tratamiento. Para Anne esto supone una tarea difícil, ya que tuvo una experiencia negativa cuando le comentó lo que le pasaba a su ginecólogo. La paciente dice que se sintió humillada, y que no quería buscar ningún tratamiento hasta que la insistencia de su marido la convenció a hacerlo.

Sus antecedentes médicos personales son irrelevantes, con la excepción de leves cambios de humor premenstruales. Asegura que no ha sufrido de ningún traumatismo craneal ni infección del sistema nervioso central. Su historia familiar incluye supersticiones, una extrema meticulosidad y comportamientos de acumulación en la madre y en la abuela materna. También parece probable que haya una historia familiar de tics motores en el padre de la paciente y en dos tíos paternos. Anne no tiene antecedentes de abuso de alcohol u otras sustancias. En la evaluación inicial, de examen del estado mental de la paciente revela un incremento de los, movimientos motores, un afecto distímico/ansioso y llanto intermitente. No se evidencian trastornos del contenido ni el curso del pensamiento.