PEACE

viernes, 15 de junio de 2012

El verdadero y el falso self




"La relación interpersonal, la amistad, la comunicación, no son concebibles fuera de las relaciones del Yo, y la capacidad para acceder a la inquietud, o a la preocupación por otra persona también" Masud Khan.

"La Persona no se realiza sino por el acto por el cual tiende a encarnarse (en una obra, en una acción, en el conjunto de una vida), pero al mismo tiempo es propio de su esencia no fijarse ni cristalizar en esta encarnación particular. ¿Por qué? Porque, participa de la plenitud inagotable del Ser de donde emana". Gabriel Marcel.

Estos dos conceptos fundamentales de Winnicott reflejan una realidad clínica observable a lo largo de un proceso analítico bien conducido, y están vinculados, aunque su alcance sea mayor, a la idea de Freud de un yo central en contacto con las pulsiones y un yo periférico en contacto con el mundo externo, y a las ideas de los psicoanalistas americanos acerca de un yo vivencial y un yo defensivo. Winnicott desarrolla el verdadero self con el área libre de conflictos de Hartmann.

El Self para Winnicott:
"Para mí el self no es el Yo, es la persona, que tiene una totalidad basada en el funcionamiento del Proceso de Maduración".
"El self se encuentra naturalmente situado en el cuerpo, pero en ciertas circunstancias puede disociarse del cuerpo en los ojos o la expresión facial de la madre así como en el espejo que puede representar el rostro de la madre.
Finalmente el self logra establecer una relación significativa entre el niño y la suma de las indetificaciones que (después de una suficiente incorporación e introyección de las representaciones mentales) se organizan conformando una realidad psíquica interna vital"
"El self y la vida del self es lo único que da sentido a la acción o al vivir desde el punto de vista del individuo que ha crecido y continúa creciendo desde la fase de dependencia e inmadurez hasta alcanzar la independencia y la capacidad de identificarse con objetos maduros de amor sin perder la identidad individual"

El verdadero self:
"En la fase más precoz del desarrollo, el verdadero self consiste en la posición teórica de donde procede el gesto espontáneo y la idea personal"
"El gesto espontáneo representa al ser verdadero en acción. Solo el self verdadero es capaz de crear y de ser sentido como real". El falso self produce una sensación de irrealidad.
"El ser verdadero emana de la vida de que están dotados los tejidos del cuerpo y de la acción de las funciones corporales incluyendo la del corazón y la respiración"
El verdadero self no es reactivo a los estímulos externos sino que es primario.
La espontaneidad, vinculada con la creatividad prinaria, se expresa en la "creación del objeto subjetivo", que para poder perfeccionarse necesita de la concurrencia del medio materno que hace posible la experiencia de la ilusión. Todo el edificio se derrumba si la madre no cumple con su cometido.

El falso self:
El fracaso precoz y excesivo del medio en su rol de sostén del ser naciente del niño, merced a la estrecha identificación con este, produce un "corte de través de la continuidad existencial" y una interrupción del desarrollo espontáneo.
El falso desarrollo produce un estado de cosas que podríamos resumir diciendo: que se forma un falso self y, a través de él, el bebé se transforma en "la madre de sí mismo", ocultando y protegiendo en su interior al verdadero self embionario y disociado.
Debemos subrayar que el desarrollo es falso por tres razones:
1. Porqu es reactivo y no espontáneo.
2. Porque se hace a partir del polo materno de la unidad madre-bebé, "a partir de la cáscara y no del ´núcleo".
3. Porque impide el desarrollo del verdadero self y da lugar a una escisión de la personalidad, que constituye una grieta interior que rompe inclusive la unidad psicosomática.
Hay, nos dice Winnicott, diversos grados de organización del falso self o, mejor dicho, equivalentes del falso self en los diferentes tipos de organización. Así menciona que la gradación va desde la actitud cortés y adaptada de la persona normal que "no anda con el corazón en la mano", hasta la existencia vacía del esquizofrénico en el cual el falso self ha hecho desaparecer el verdadero self, ahogando su existencia.
En aquellos casos graves (patología esquizoide, borderline, etc) en los cuales hay un falso self predominante, este se va a especializar altamente en sus funciones, utilizando para ello todas las funciones del yo disponibles, a fin de poder enfrentar con éxito mediano a un medio no confiable e imprevisible.
Parte de su estructura se basará en un elevado desarrollo de las actividades intelectuales, cuando hay recursos para ello (esquizoidía), disociadas del psiquesoma y organizadas como "mente" desencarnada, en detrimento del desarrollo afectivo y de la capacidad de vivenciar y tener una vida creativa.
Cuando la estructuración del falso self se efectúa a favor de un alto caudal intelectual, la defensa puede ser durante mucho años exitosa, configurando una estructura esquizoide eficaz, que da al sujeto una apariencia de "salud", por su aparente equilibrio y éxito, aunque él mismo experimente el vacío en su interior, el vacío de su propia existencia, y la inautenticidad de ese éxito aparente, pues no basta con el hecho de crear algo valorado por los otros para sentirse creador.
Cuando esto no basta, como suele ocurrir en las estructuras boderline, el faslso self se compone de múltiples fragmentos parcialmente eficientes, que dan la sensación, en un corte longitudinal, de contradicción, no advertida por el el sujeto en sus actitudes y acciones.
En los esquizoides, el verdadero self suele conservar un lugar secreto, en el cual a veces el sujeto se repliega perdiéndose en un fantaseo improductivo, estéril, monótono, en la medida en que lo logra enriquecerse por un contacto con la realidad compartida.

Inspirado en el brillante texto de Alfredo Paiceira: "Clínica Psicoannalítica a partir de la obra de Winnicott". Este autor fue fundamental en el desarrollo del estudio de Winnicott en Argentina y esto tuvo un efecto Mariposa winnicottiano. Un gran psicoanalista, amplio en sus miradas y verdaderamente interesante. Rodrigo Córdoba Sanz.