PEACE

viernes, 17 de mayo de 2013

Estratos de la neurosis


ESTRATOS DE LA NEUROSIS

La neurosis, de acuerdo con Perls (1975), se desarrolla en cinco estratos fácilmente identificables, que pasamos a enumerar y estudiar.

-          Estrato falso

-          Estrato fóbico

-          Estrato del impasse

-          Estrato implosivo

-          Estrato explosivo

1.- Estrato Falso

Este es el estrato en que representamos roles. Representamos ser aquello que no somos, y actuamos como si fuéramos de tal o cual manera, dependiendo de la situación y del momento. Es propio de patologías identitarias, lo denominado “difusión de identidad”. Puede concretarse en patologías como el trastorno de personalidad borderline. Donald Winnicott habló del “falso self” en relación a este concepto”.

Helen Deutsch introdujo el término personalidad “como si”. Significa que nos hace actuar de acuerdo a un concepto o idea creado por nosotros o por los demás; este ideal responde tanto a ideas nuestras como a ideas inculcadas por otros: padres, profesores, amigos a los que se admira, medios de comunicación, etc.

Perls considera que este ideal del yo es una maldición, ya que es un intento de apartarnos de nosotros mismos para ser de otra manera distinta a la que somos. El resultado es que la persona renuncia a sí misma por vivir un “pseudoyo”.

2.- Estrato Fóbico

En el estrato fóbico nos volvemos evitativos. En este estrato se encuentran los “no debo”, “no debo sentir tal cosa”, “no debo hacer esto o aquello”, “no debo de ser de tal o cual manera”, etc.

En este estrato está funcionando lo que los psicoanalistas llaman superyó, un superyó tirano, sádico y punitivo. Como la imagen de un hombre desnudo y acurrucado en el desierto siendo observado por un gran ojo. Son todas las normas, prohibiciones y demás reglas que introyectamos dentro de nosotros cuando éramos pequeños, y que nos sirvieron para evitar la angustia de acercarnos a algo o de hacer determinadas cosas, de ser tal o cual forma que no sería bien vista.

3.- Estrato del Impasse

En este estrato se produce la sensación de no estar vivos. Uno marcha por la vida como un autómata. Sentimos que no somos, que somos como objetos que son manipulables. El impasse se da cuando se tiene la sensación de estar atascado, de no poder ir ni hacia adelante ni hacia atrás; de ahí su nombre. Si prestáramos un poco de atención cuando caminamos por la calle o subimos a algún transporte público, podríamos observar esto muy a menudo. Las personas no ríen, ni gesticulan, ni muestran diferencias apreciables en sus rostros que nos indiquen sus sentimientos o la riqueza de matices que presenta la vida y la experiencia.

4.- Estrato Implosivo

En el estrato implosivo la persona se encuentra volcada totalmente sobre sí misma, inmovilizando su energía. Se encuentra inmovilizada en un callejón sin salida y aprisionada en sí misma. No siente que pueda ir hacia delante ni hacia atrás. Está en un punto de paralización y un período de estancamiento de la energía. La persona muestra indiferencia hacia casi todo; hay falta de sentimientos y de capacidad para emocionarse, para sentir y para actuar con toda la plenitud de su ser.

5.- Estrato Explosivo

En este estrato se produce el paso de lo neurótico –en el sentido de bloqueo, represión e inmovilización- a la fluidez y al estar a gusto dentro de la propia piel. Este es el último estrato neurótico, y se produce cuando atravesamos el estrato implosivo. El final de este estrato vaticina el comienzo de una fase de apertura, libertad y sensación de sentirse vivo por fin.

Para Perls, esta progresión o paso por los distintos estratos es necesaria para llegar a ser auténtico y real.

El estrato explosivo aparece cuando la energía retenida, inmovilizada y reprimida rompe las barreras, invade e inunda totalmente la persona, dándole,  en un primer momento, la sensación de angustia y de miedo, para después transformarse en una sensación de vida nueva y de plenitud, y en una gran sensación de libertad. Todo el cuerpo se ve inundado de esa energía bloqueada, proporcionando una vivencia de ensanchamiento de los límites que, como es obvio, se produce. La sensación de ocupar mayor espacio en el mundo, de sentir el cuerpo más grande, poderoso y pleno tiene que ver con la explosión y expansión de la energía bloqueada.

Siguiendo a Perls, la explosión tiene cuatro formas diferentes de producirse mediante estallidos de: alegría, aflicción o llanto, orgasmo, ira o rabia.

Cuando el monto de energía bloqueada ha sido muy grande, la explosión que se produce es también grande y fuerte. Las personas que han tenido la oportunidad de vivir esta experiencia, una vez que le han pasado experimentan una intensa sensación de estar vivos.
Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza