PEACE

sábado, 18 de mayo de 2013

Mecanismos de Defensa

MECANISMOS DE DEFENSA

-          Introyección

El ser humano crece mediante el ejercicio de la capacidad de discriminar, de diferenciar, de elegir y de actuar para satisfacer sus necesidades. Esto se consigue mediante el intercambio continuo entre el organismo y el ambiente, lo cual puede verse distorsionado, en cuyo caso resultaría afectado su buen funcionamiento. El proceso psicológico de la asimilación es muy parecido al proceso fisiológico. Así, por ejemplo, los conceptos, patrones de conducta, valores morales, éticos, estéticos, políticos, etc., proceden todos del mundo exterior. Y no parece que haya nada que, de algún modo, no proceda del ambiente.

A ciertos modos de actuar sin digerir se los llama introyectos, y el mecanismo mediante el cual estos cuerpos extraños se agregan a la personalidad se llama introyección.

-          Proyección

Es el mecanismo contrario a la introyección. Así como en la introyección la tendencia es a hacerse uno responsable de lo que ha hecho el ambiente, la proyección es la tendencia a hacer responsable al ambiente de lo que se originó en uno mismo. El caso extremo de la proyección se da clínicamente en la paranoia, en la que una personalidad altamente agresiva, que es incapaz de aceptar sus deseos y sentimientos, se defiende de la mejor manera que encuentra adjudicándolos a objetos o personas del ambiente. Su idea de que es perseguido es, de hecho, la confirmación de su deseo de perseguir a los otros.

Una proyección es un rasgo, actitud, sentimiento o conducta que perteneciéndole al sujeto ser lo atribuye a otro. Hay proyecciones positivas y proyecciones negativas; lo que me gusta de mí y lo que no me gusta de mí lo coloco en el otro.

 

-          La Confluencia

La confluencia se da cuando la persona y el ambiente se confunden. El sujeto no percibe ningún límite entre él y el ambiente, sintiendo que es uno con él.

Un ejemplo es el bebé, que está en dependencia absoluta con la mamá y no distingue entre sí mismo y otro, Piaget aportó luz sobre esto.

La confluencia patológica tiene graves consecuencias sociales. En la confluencia se exige la similitud y se niega la tolerancia de las diferencias. A menudo se encuentra esta conducta en padres que consideran a sus hijos como prolongaciones o extensiones de ellos, manipulándolos para que hagan lo que desean. Si los hijos se oponen a esta manipulación, si no se identifican con las exigencias de sus padres, se encontrarán con su rechazo y con el temor a la alienación: “Tú no eres hijo mío”, “Yo no quiero un hijo tan travieso”.

 

-          La Retroflexión

Literalmente retroflexión significa “volverse hacia uno mismo”.

El introyector hace lo que los demás quieren que haga. El proyector hace a los demás lo que él acusa a los demás de hacerle a él. El retroflector se hace a sí mismo lo que le gustaría hacer a los otros.

 

-          El Egotismo

Este mecanismo fue descrito por Paul Goodman (1951) en el libro fundacional de la Terapia Gestalt, Goodman era un intelectual anarquista. Sobre el egotismo, decir que su función principal es la de aumentar y fortalecer la frontera del contacto mediante el engrandecimiento narcisista del ego. Hay un incremento defensivo del yo, porque el egotista antepone sus necesidades a las del entorno.

 

-          La Deflexión

Este concepto fue introducido por el matrimonio Polster, para sustituir a otro más antiguo, la desensibilización, que describen Fagan y Sheperd (1973) en <>

Este mecanismo tiene la función de desvitalizar el contacto y, de alguna manera, de enfriarlo.

 

-          La Proflexión

Es un término introducido más recientemente. Proviene de la mezcla entre retroflexión y proyección. Es un mecanismo muy sutil. El proflector trata de conseguir del entorno determinadas acciones hacia él. Consiste en hacer o decir al otro lo que me gustaría que me hiciera o me dijera a mí.

 

-          La Negación

El mecanismo de negación consiste en negar determinadas partes de uno mismo. Es la objeción a ser como somos. Con este mecanismo vamos creando huecos y enajenando partes, separándolas de nosotros. Este mecanismo nos sirve para rechazar y renegar de partes nuestras que no nos gustan y que no aceptamos. Se encuentra en todas las neurosis, pero de manera más evidente en las psicosis porque forma parte de la escisión.

 

-          La Racionalización

Este es el mecanismo de defensa de las personas más intelectuales. Se da fundamentalmente en los caracteres obsesivos, y consiste en que el sujeto trata de dar una explicación más o menos lógica y coherente de un acto, idea o sentimiento, cuyos motivos verdaderos no percibe, al tratar de justificarlos racionalmente.

La intelectualización es un mecanismo afín a la racionalización. A través de la intelectualización o racionalización tratamos de justificarnos para disminuir la angustia, de esta forma evitamos darnos cuenta de lo que hay detrás de nuestra conducta o deseos. Con la intelectualización disculpamos conductas, pensamientos y actitudes que de otra forma no podríamos justificar ni aceptasr ante nuestra mirada o ante la de los otros.
Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza